Un [url=»551791″]compromiso[/url] puede durar meses o incluso años, por lo que las novias y sus damas de honor pueden notar que el número en la escala aumenta un poco durante este tiempo. Nadie quiere admitir que ha ganado algunos kilos de más y, a veces, es más fácil evitar el problema que enfrentar la verdad. Demasiadas damas de honor cometen el error de probarse su vestido por primera vez cuando es casi la hora de la [url=»576940″]ceremonia[/url], descubriendo en el último momento que el vestido le queda demasiado ajustado. El resultado podría significar caminar por el pasillo con un vestido ajustado y deslumbrar a los invitados con un espectáculo accidental.

Una dama de honor tímida confiesa que uno de sus momentos más vergonzosos involucra una [url=»551815″]Vestido de la dama de honor[/url] mal funcionamiento del vestuario. «El día de la boda de mi mejor amiga, me di cuenta con horror que mi vestido era demasiado pequeño, lo que me dificultaba respirar», recuerda. Era demasiado tarde para hacer cambios, así que se metió en el vestido, esperando lo mejor. «Mientras caminaba por el pasillo, respiré hondo y ¡pop! Ambos tirantes del vestido se aflojaron, exponiendo mi escote a todos en la congregación», se estremece.

Sorprendida y avergonzada, dejó caer su ramo y se inclinó para encontrar los hilos de las correas completamente deshilachados. Terminó su trabajo en el altar, sosteniendo su vestido en su lugar con las manos. «Después de que la novia y el novio intercambiaron [url=»574247″]votos[/url]»Salí de la ceremonia lo más rápido que pude», dice la tetona dama de honor. «Me cambié por otro vestido para el [url=»551802»]recepción[/url]pero aprendí mi lección: no espere hasta el último minuto para probarse un vestido de dama de honor por primera vez.