No importa cuánto signifique para usted su reliquia, puede que no sea adecuada para un museo. Es posible que se rechace porque está en malas condiciones, no se ajusta a la misión del museo o porque el museo ya tiene artículos similares.

«Todos los museos tienen problemas de almacenamiento y capacidad», dijo Neill. «Tenemos prioridades de recolección y estamos presionados para hacer el mejor uso de nuestros recursos».

Si el museo de su elección rechaza su reliquia, considere ofrecerla en otro lugar. Los archivos estatales recopilan diarios, cartas, mapas, fotografías y algunos artefactos. Los centros de historia viva pueden usar su reliquia familiar para educar y entretener a los visitantes. También podría ser adecuado para un memorial.