Corre con tus propios caimanes de alcantarilla: haz un caimán con papel biodegradable y luego compite con él en este juego que depende de la lluvia.

Lo que necesitarás:

  • una buena lluvia
  • Bolsas de arena de plástico
  • Arena (o tierra o grava)
  • papel verde grueso
  • Tijeras seguras
  • Marcador resistente al agua

Paso uno: La próxima vez que parezca lluvia, bloquee una sección de 15 a 20 pies de la canaleta de su vecindario con bolsas de plástico llenas de arena, tierra o grava. Todo lo que necesita es un depósito de agua poco profundo para darle dientes de carrera a este caimán.

Segundo paso: Mientras espera que termine la tormenta (y que su presa temporal funcione), haga de cinco a diez caimanes de papel de tres pulgadas de largo con papel biodegradable grueso de color verde brillante.

Paso tres: Decóralos como quieras, usa tu imaginación. Haga que cada uno sea fácil de diferenciar del siguiente. Los números (en marcador a prueba de agua) pueden ser una buena idea si su imaginación se agota un poco.

Paso cuatro: Una vez que deje de llover, párese en el lado de la acera del extremo cuesta arriba de su canaleta-lago temporal. MANTÉNGASE FUERA DE LA CALLE.

Paso cinco: Haz que un amigo se pare en el lado de la acera del otro extremo. Deje caer sus caimanes de papel en el agua, luego haga una señal a su amigo para que retire las bolsas llenas de tierra.

Paso seis: Compite junto a tus amigos empapados hasta que el chorro de agua desaparezca por completo.

Paso siete: ¿Qué caimán ganó la carrera? ¿Hubo alguno detenido en el camino? ¿Alguno desapareció misteriosamente? Nunca se sabe dónde terminarán esos caimanes de alcantarilla. Pero siempre es divertido averiguarlo.

Ahora que tuviste tus propias carreras de cunetas, ve a la página siguiente para aprender cómo atrapar insectos después de una tormenta.

Para más actividades divertidas y manualidades de primavera, echa un vistazo a: