Cuando nació Daniel, sus padres adoptivos, Gary y Ellen Middleton, se llenaron de alegría. «Todo salió bien durante el embarazo de la madre biológica y su parto fue normal», dice Gary. (Los nombres se han cambiado para proteger la privacidad de las familias).

Pero solo un día después del parto de Daniel, su pediatra recomendó una consulta con un urólogo. Una de las orejas de Daniel tenía una marca en la oreja, un pequeño trozo de piel que parece una verruga. «Aprendimos que los oídos y los riñones se desarrollan al mismo tiempo en el útero», dice Ellen. «Entonces, un crecimiento anormal en la oreja puede significar que hay un problema con los riñones».

La prueba de ultrasonido demostró la precisión de la predicción del pediatra: el riñón izquierdo de Daniel estaba agrandado y no funcionaba normalmente. «El médico nos dijo que la condición de Daniel no era grave, pero que debía ser vigilada. Y nos dijo que no dudemos en completar la adopción por problemas de salud», dice Ellen. Ellen llevó a Daniel a ver a especialistas en el Children’s Hospital de Chicago, donde le recomendaron una cirugía de inmediato. Posteriormente, los médicos informaron una mejora del 100 % en la función renal de Daniel. Hoy, Daniel es un niño saludable. «No se necesitan más pruebas», dice Gary. «Él está bien».

Todos los padres se preocupan por posibles problemas de salud cuando tienen un hijo, independientemente de si el niño es adoptado o no. «Elegimos evitar algunas vías de adopción debido a problemas de los que habíamos oído hablar», explica Gary. «Pero reconocimos que incluso las personas que tienen un excelente cuidado prenatal también podrían tener un bebé con problemas de salud».

Una adopción saludable

En su mayor parte, las personas interesadas en adoptar un niño pueden esperar adoptar un niño con consideraciones de salud menores o manejables. Una adopción saludable es aquella en la que se coloca al niño donde prosperará, sin importar cuáles sean las consideraciones médicas. La mayoría de los niños tienen algún tipo de problema de salud que requiere atención. Para los niños adoptados, esas consideraciones de salud pueden ser algo únicas y, a veces, inesperadas. El mejor enfoque para una adopción saludable es estar informado y preparado.

Las adopciones se realizan a nivel nacional, lo que significa que el niño nace en su propio país, o internacionalmente. En cualquier caso, a veces es más fácil predecir o saber si el niño tendrá tipos específicos de problemas de salud, según la información disponible sobre el niño y/o la familia biológica.

Preguntas importantes para hacer al adoptar

Independientemente de si adopta a nivel internacional o nacional, debe tener la oportunidad de obtener información sobre la familia biológica de su hijo. Aquí hay preguntas para hacer:

  • ¿Hay antecedentes de condiciones médicas específicas?
  • ¿Existen enfermedades hereditarias conocidas, incluidas las enfermedades mentales?
  • ¿La madre biológica fumó, bebió alcohol o usó drogas (incluyendo medicamentos recetados) durante el embarazo?
  • ¿Estuvo la madre biológica expuesta a alguna enfermedad o en riesgo de enfermedades específicas?
  • ¿Cuál es la condición médica conocida de los hermanos biológicos completos o medios?