Imagina que estás haciendo malabarismos con un número imposible de placas frágiles a una velocidad vertiginosa. Suena el teléfono, luego el bebé empieza a llorar. De repente hueles algo quemándose en la cocina. Las demandas de la vida moderna a menudo obligan a las personas a abordar múltiples proyectos a lo largo del día, ya sea llevar a los niños por la ciudad, celebrar reuniones hasta altas horas de la noche, terminar proyectos para el trabajo o hacer recados.

Lo que mucha gente no se da cuenta es que la forma en que administra, o no administra, su tiempo tiene un efecto en su vida. Tu rendimiento laboral, tu autoestima, tus relaciones e incluso tu salud pueden ser víctimas de los efectos secundarios de una mala gestión del tiempo.

La gestión del tiempo es un sistema o proceso que utiliza para organizar las tareas y proyectos en su vida. Aunque los métodos son diferentes para cada persona, la gestión adecuada del tiempo incluye ciertas cosas, como formas de planificar a corto y largo plazo, además de ritmos para realizar tareas regulares. Mucha gente usa planificadores o calendarios para planificar sus metas y tareas con anticipación, mientras que otros usan un dispositivo móvil o un programa de computadora para mantenerlos organizados. Sea cual sea el sistema que elija, adáptelo a sus necesidades, porque las habilidades de gestión eficaz del tiempo pueden afectar positivamente su calidad de vida en general.

Administrar bien su tiempo puede generar sentimientos de eficacia y logro, pero debe ser constante. Desarrollar un método para administrar su tiempo y ajustarlo regularmente para satisfacer sus necesidades cambiantes le permite lograr más en el trabajo y en el hogar. Programar tiempo para jugar, relajarse y dormir también puede contribuir a mejorar la salud. El tiempo mal administrado, por otro lado, puede generar sentimientos de frustración y estrés. [source: Mayo Clinic: Stress Symptoms].

Para comprender cómo el estrés puede alterar su sistema de gestión del tiempo y su productividad, siga leyendo.