Solo recomendamos esto como el peor de los casos. Si tu amiga no tiene absolutamente ningún estilo, hasta el punto en que tanto tú como ella están desesperados, entonces puede ser el momento de intervenir, al estilo de «Qué no usar». Tú y tu amiga revisarán su armario, pieza por pieza, y tirarán las prendas que no funcionan o que no complementan. Sin embargo, un par de consejos importantes para esta estrategia:

  • Solo debes hacer esto si son buenos amigos que confían completamente el uno en el otro.
  • Se bueno.

Habla con tu amiga sobre qué estilos admira en otras personas, qué le gusta más en ella misma y qué tipo de ropa le queda más favorecedora a su cuerpo. Después de haber establecido todo eso, es hora de ir de compras. Una cosa en la que todos los gurús del estilo están de acuerdo es que tienes que besar muchas ranas antes de encontrar a tu príncipe, eso significa probarte muchos jeans. Y eso nos lleva al Consejo No. 3: Sea paciente.

¡Nos encanta tu estilo! Para obtener más información sobre la moda, consulte los enlaces en la página siguiente.