Los puristas del cine pueden insistir en que ver películas en Super 8 con un proyector y una pantalla es el único camino a seguir. Pero seamos realistas: es mucho más fácil disfrutarlos en DVD. E incluso si tiene su película perfectamente almacenada, pueden ocurrir desastres: absolutamente debe convertir sus películas a un formato digital para asegurarse de no perderlas nunca.

Si tiene su película o cintas de video convertidas profesionalmente a DVD, asegúrese de obtener una copia maestra del metraje en una cinta de video digital industrial; no todas las empresas hacen esto, pero vale la pena el gasto adicional. De esa manera, siempre tendrá una copia de seguridad si pierde o daña un DVD, y podrá volver a convertir fácilmente sus películas cada vez que aparezca el siguiente formato novedoso. Y probablemente sea una buena idea guardar la cinta de respaldo en una caja de seguridad.

También puede convertir sus películas por su cuenta; hablaremos de eso en la página siguiente.