En los días de las hipotecas subacuáticas y el financiamiento de viviendas excéntrico, heredar una casa puede ser tanto una maldición como una bendición. Si está personalmente vinculado a la propiedad, digamos que creció en ella o se casó allí, puede ser difícil tomar una decisión lógica sobre el mejor curso de acción. La mayoría de los expertos recomiendan vender la casa y aumentar su capital personal. Entonces, aunque sus emociones son importantes, sería prudente dejar que sus finanzas dicten lo que debe hacer con ellas.

Pero, ¿qué sucede si no está seguro de lo que quiere hacer con su casa heredada o incluso cómo comenzar a tomar esa decisión? Si bien a muchas personas les encanta la idea de heredar un baúl lleno de joyas antiguas, objetos coleccionables como autos clásicos u obras de arte, o incluso la fortuna de una tía perdida hace mucho tiempo, averiguar qué hacer con algo tan grande como una casa puede costarle mucho tiempo. camino lleno de baches. En la página siguiente, encontrará algunas cosas en las que pensar durante su viaje.