Durante la primavera, ciertos animales ponen huevos en estanques cerca de tu casa. Con un poco de investigación de huevos bajo el agua, puedes ver cómo estos huevos se convierten en animales con el tiempo.

Lo que necesitarás:

  • Huevos de rana, salamandra, sapo o caracol
  • Bandeja de poca altura
  • Agua
  • Lupa

Cómo crear una investigación de huevos bajo el agua:

Paso 1: En la primavera, caza alrededor de los bordes de los estanques en tu área para buscar huevos gelatinosos de ranas, salamandras y sapos. Los huevos de salamandra se encuentran en masas rígidas, a menudo con algas verdes viviendo dentro de la gelatina. Los huevos de rana y sapo se pueden poner en hilos o en masas blandas.

Paso 2: Saque algunas hojas sueltas del agua; puede encontrar pequeñas manchas que contienen huevos de caracol en la parte inferior de las hojas sumergidas. Si tienes un acuario con caracoles, busca también sus huevos.

Paso 3: Cuando encuentre huevos, colóquelos en una cacerola poco profunda con un poco de agua y eche un vistazo. Usa tu lupa para observarlos. Los huevos recién puestos tendrán poco que ver, pero los huevos más viejos tendrán pequeños renacuajos en su interior. Los huevos de caracol tendrán diminutos caracoles embrionarios blancos moviéndose lentamente en su interior.

Paso 4: Vuelve a colocar los huevos en el agua y marca el lugar donde los encontraste.

Paso 5: Regrese una vez por semana y verifique el progreso de los huevos. Vea cuánto tardan en eclosionar los renacuajos o los caracoles bebés. No te lleves los huevos a casa en un frasco para verlos. Lo mejor es dejar los huevos en su entorno natural, donde estarán a la temperatura correcta y recibirán mucho oxígeno. Los huevos se asfixiarán en un frasco confinado.

Ahora que sabe de dónde vienen los peces, siga leyendo para aprender cómo construir diseños impresos de estas criaturas escamosas.

Para más manualidades y actividades divertidas para niños, echa un vistazo a: