Este juego de castillo de naipes desafía a los niños a construir una casa con naipes, pero con una diferencia: las cartas tienen que ser del mismo palo. Esta actividad de día lluvioso para niños funciona mejor con cuatro jugadores.

Lo que necesitarás:

  • Baraja de cartas estándar
  • mesa grande o piso
  • 4 jugadores

Para jugar este juego de castillo de naipes, sigue los pasos a continuación: Paso 1: Antes de que comience el juego, cada uno de los jugadores debe elegir un palo para llamarlo propio: corazones, diamantes, tréboles o picas.

Paso 2: Saque los comodines de la baraja y reparta todas las cartas a los jugadores. El juego se juega en rondas.

Paso 3: Si alguno de los jugadores tiene tres cartas de su propio palo inmediatamente después de que se repartan, pueden juntar las tres cartas para comenzar a construir su casa.

Paso 4: Intente sostener dos cartas en posición vertical y coloque una carta plana encima de ellas.

Paso 5: En la siguiente ronda, cada jugador pasa una carta a su derecha.

Paso 6: Si un jugador ya tiene otra carta de palo o acaba de ganar una, puede agregarla a su casa. Si no tienen otra carta de palo, esperan hasta la siguiente ronda.

Las rondas continúan hasta que la casa de alguien se derrumba. Luego, las cartas de ese jugador se reparten a los demás jugadores. Esto se repite hasta que solo queda una casa en pie: ¡la casa que pertenece al ganador del juego!

Construir una casa con cartas requiere destreza manual. Continúe leyendo para aprender sobre una actividad para niños en días lluviosos que desafía la destreza mental de los niños.

Para más actividades divertidas y manualidades para niños, echa un vistazo a: